UN VIAJE A LOS RINCONES OSCUROS DE LA DEEP WEB

Arrancamos este viaje a los rincones oscuros de la Deep Web haciendo referencia a aquel recién nacido Internet que nos fascinó a todos como nada en la vida había hecho antes. En aquel entonces era un lugar diferente, un salvaje oeste de nerds excéntricos, donde usted podría explorar información extraña y esotérica. No era, ni mucho menos el centro comercial de nuevas empresas y el comercio electrónico que conocemos hoy en día.

Esos archivos eran la visión de una cultura bohemia que creía en compartir libremente la información, alguna de aplicación práctica en la vida del día a día de cualquier persona normal inocente. Podíamos encontrar inmensos tesoros de arte ASCII con los que representar todo. Podíamos reír a través de una larga lista de bromas o aprender acerca de la falsificación de dinero. Las bibliotecas gigantescas de material ocultista siempre crearon un poco de confusión ya que la corriente principal de usuarios de la red la conformaban piratas informáticos e ingenieros autoproclamados.

Hemos visto suficientes historias de pánico social en Internet como para saber que no había mucho peor de lo que ahí existía. Internet siempre ha sido un refugio para los amantes de la pornografía, pues ofrecía acceso a las herramientas para comunicaciones anónimas que nunca habían existido antes. Terroristas aficionados, de repente tenían un acceso más fácil a las instrucciones para fabricar bombas que nunca antes tuvo. Entre ellos Al-Qaeda, que se dice han utilizado Internet para encontrar estas instrucciones de fabricación de bombas. Parece ser que tras el atentado de Oklahoma City en 1995, los terroristas se sentaron alrededor de Usenet para discutir maneras en las que las bombas podrían haber sido mejor construidas.

Se supone que ya estamos insensibilizados a este tipo de noticias. Los medios de comunicación se han basado en temas como estos cada vez que las noticias nos han provocado un susto.
Pero no nos engañemos, justo debajo de la nariz, a sólo unos clics de distancia de cualquier usuario con acceso a Internet, existe un oscuro mundo de inmundicia humana y depravación que dejaría temblando incluso el más ávido fanático del cine de terror.

Hoy en día, las comunidades más horripilantes no se encuentran en los sistemas BBS o Usenet, y probablemente podamos encontrar cosas feas en la internet superficial, pero la pérdida de anonimato ha hecho que estas mentes inquietas que buscaban información prohibida antaño, ahora naveguen casi exclusivamente por otro Internet más allá de las búsquedas en Google,  muchas veces más grande que el Internet  que conocemos, y en el que es fácil de ocultarse, de forma anónima y sobre todo a salvo de la aplicación de la Ley.

A estas alturas, casi todo el mundo está familiarizado con Silk Road, pues se han cubierto noticias ampliamente por los periodistas y ha llamado la atención de los legisladores buscando, probablemente en vano, la manera de acaban con ese tipo de mercado negro.

El problema con Silk Road no es de por sí que se trate de un mercado anónimo. Son los productos que se venden allí. Si usted está familiarizado, es posible que se sorprenda al ver productos de «hogar y jardín» disponibles, pero también se puede obtener una amplia gama de medicamentos y drogas.

Pero la Deep Web no se compone en su totalidad de traficantes o terroristas. Delincuentes en ciernes frecuentan foros para hablar de sus próximas hazañas, o darse consejos mutuos. En lo que a foros se refiere tenemos muchas opciones en la Deep Web y encontrarás todo tipo de temáticas, incluida la experimentación con seres humanos a la que se hace referencia con bastante frecuencia. Aunque no hay ninguna razón real para creer que estos sitios sean más que falsificaciones, pues en realidad cualquiera puede crear su página en la Deep Web y colgar en ella aquello que considere.

El contenido sexual de la Deep Web no está completamente formado por pornografía. También hay sitios que permiten a los usuarios compartir sus experiencias con prostitutas. Un mensaje de los foros puede llenar en un momento una sala de masajes.

Otra página onion de la Deep Web de entretenimiento, proporciona un lugar para strippers, acompañantes y animadores adultos para hacer publicidad de sus servicios en varias ciudades. Y en otros mercados, similares a Silk Road, pero con menos tráfico, tienen secciones para compraventa de esclavas sexuales.

Mientras que el material ilegal en línea es ilimitado en la Web profunda, casi se puede entender por qué hay quién ha pedido el desmantelamiento de esas redes en favor de una sola, Clearnet regulada. El problema es que no habría ninguna ventaja real en el cierre de servicios como Tor y Freenet, pero no habría una gran cantidad de inconvenientes.

Servicios como Tor proporcionan las herramientas necesarias para que las personas se comuniquen abierta y libremente en un nivel de anonimato. Las personas que viven en los países opresivos como Irán o Corea del Norte o en países represivos como China pueden utilizar Tor como una puerta de entrada al resto del mundo, y lo más importante como un lugar para tener acceso a las noticias reales y un mayor abanico de puntos de vista y de forma más segura.

«Los gastos técnicos y sociales involucrados en el intento de limitar drásticamente el anonimato en línea son muy altos». Los maleantes son sólo un grupo a tener en cuenta. «Tor también es útil para la aplicación de la Ley, para investigar de forma anónima.»

Resumiendo, aunque la mayoría de nosotros entendemos la importancia de la libertad de expresión, efectivamente hay cosas horribles bajo el Internet que conocemos, que revela lo peor de la humanidad. No es agradable, y no es justo que la gente está por ahí produciendo mal y  disfrutando con ello.

Al igual que muchas de las cosas que los seres humanos han creado, Internet tiene aspectos negativos, pero los beneficios que recibimos de tenerlo son mayores por lo general. Éstos serían sólo algunos:

La comunicación instantánea con seres queridos lejanos, un mayor sentido de una humanidad global, compartir momentos familiares como bodas con ese abuelo que estaba demasiado enfermo para venir, comunidades para personas con aficiones oscuras y a menudo solitarias, supermercados para comprar desde su casa, un medio de comunicación participativo que dinamiza la distribución de noticias rápidamente, los cientos de amigos que es probable que tengas y nunca has conocido fuera de Internet. 

[amazon_link asins=’1547142863,2409012973,8499645089,6202236957,1535174064′ template=’ProductCarousel’ store=’ES1′ marketplace=’ES’ link_id=’f6506194-c8c7-11e8-b147-b13059f0ffd6′]

Si permitimos que el miedo a controlar Internet y la Deep Web se active, preparémonos para lo peor. El más enfermo de los enfermos siempre tendrá otro lugar para ir donde pueda sentirse libre para ser depravado. Los oprimidos serán silenciados, las personas tendrán todos sus movimientos monitoreados y nadie en cualquier espectro de la sociedad se beneficiará del derecho a la expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.