TOR PARA INVESTIGAR DELITOS EN LA DEEP WEB

Delitos en la Deep Web

Que actividad delictiva está ocurriendo en Internet, y más concretamente en la Deep Web, no es a estas alturas una sorpresa para nadie.

Delitos en la Deep Web
Delitos en la Deep Web

Cada día se escriben más artículos referidos a investigaciones finalizadas con éxito por parte de la policía, acerca de particulares o bandas organizadas que actúan desde el lado más oscuro de Internet.

Entre otros ejemplos encontramos cerca de 3.000 informes de delitos relacionados con acoso en sitios de medios sociales en lo que va de año.

Pero al igual que hay gente que utiliza los medios cibernéticos para delinquir, también existen miles de personas (policía y otros organismos de seguridad del Estado,…) que utilizan la Deep Web para monitorear las amenazas, prevenir la violencia e investigar los delitos.

Cada vez más a menudo saltan a la palestra noticias relacionados con detenciones en casos de pedofilia, ese tema tan desagradable pero desgraciadamente también tan corriente en nuestra Deep Web. Estos casos son seguidos por las fuerzas del orden desde dentro mismo del meollo. En los foros y sitios .onion donde se fragua la raíz del delito, inmiscuidos como un usuario más. Y logrando finalmente desarticular macabros planes.

[amazon_link asins=’1547142863,2409012973,8499645089,6202236957,1535174064′ template=’ProductCarousel’ store=’ES1′ marketplace=’ES’ link_id=’2cd55b1b-c8d1-11e8-8f40-af2ae0a36cae’]

También monitorean en temas de tráfico de drogas y armas, como hemos visto en tantas ocasiones con los repetidos cierres del mayor mercado negro de la Deep Web, Silk Road, ahora reabierto de nuevo como Silk Road 2.0.

En 2003, un caso dejó conmocionada a Alemania siendo noticia en todo el mundo. Ante el Tribunal, «el caníbal de Rotenburg» confesó haber matado a una persona y habérsela comido a petición de la víctima. La investigación llevó a la policía a los foros de la Deep Web, donde encontraron que páginas como «Cannibal Cafe» o «Torturenet» eran lugar de reunión de aficionados al canibalismo, y también donde seleccionaban a sus víctimas.

En Nueva Delhi, India tras otra intensa investigación policial a través lo más profundo de internet, se descubrió a un club secreto, donde ricos y poderosos venían de todas partes del mundo para satisfacer el placer enfermo de torturar a otros hasta la muerte. En las detenciones se logró paralizar el mercado de compra venta de niños, y adolescentes, de familias pobres, que eran vendidos por sus padres para tales fines.

Si bien es cierto que el anonimato colabora a que las mentes enfermas tracen planes macabros, también es cierto que el mismo hace realidad las infiltraciones de los organismos de seguridad con el fin de realizar investigaciones con tan buenos resultados como los que hoy hemos conocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.