¿POR QUÉ LA DEEP WEB PREOCUPA TANTO A LOS GOBIERNOS?

Desde bazares de medicamentos vendidos sin receta médica, a los refugios fiscales de moneda virtual en línea, la creciente red anónima tiene muchas esquinas oscuras que preocupan a nuestros Gobiernos.

Entre otras cosas, ya no saben qué hacer con el temible pirata Roberts, administrador de Silk Road, el mayor supermercado de drogas online en la Deep Web. Éste personaje anónimo, presuntamente dirigía la Ruta de la Seda (Silk Road), el bazar de drogas en línea con más éxito del mundo, hasta que los federales lo capturaron a principios de este año.

Supuestamente tomó el seudónimo de un personaje de la película y el libro, «La princesa prometida», y entre los delitos de que se le acusa está la creación de un modelo de negocio para que los vendedores de artículos ilícitos en línea utilizaran un software de cifrado gratuito en Tor y la criptomoneda prácticamente anónima Bitcoin.

LA DEEP WEB PREOCUPA A LOS GOBIERNOS
LA DEEP WEB PREOCUPA A LOS GOBIERNOS

Y aunque las fuerzas de seguridad han tomado Silk Road, hay ya un montón de gente haciendo cola para ser el próximo temible pirata Roberts.

Desde la perspectiva de los legisladores y la policía, Silk Road presenta un doble dilema. Es un modelo para los criminales de todo el mundo en un momento en que los recursos del FBI se estiran para potenciar el espionaje del gobierno hacia los usuarios, lo que les ha generado grandes dolores de cabeza para averiguar cómo hacer frente a las nuevas monedas cifradas, los paraísos fiscales y los mercados negros virtuales en línea.

Mientras Tor es utilizado por todos, desde la aplicación de ley a los disidentes sirios para proteger la información valiosa, es una espada de doble filo. Muchos expertos advierten que los grupos que van desde la mafia rusa a los grandes capos internacionales de la droga están tomando nota acerca de las lecciones aprendidas en Silk Road. Como cuando fue tomada por el FBI tras más de dos años de trabajo de investigación.

El desarrollo de la tecnología para combatir el contenido ilegal de la Deep Web «no se financia adecuadamente», según palabras del ex asistente del director de la división de tecnología del FBI. «Históricamente fue bien financiado, pero recientemente el análisis costo-beneficio ha hecho que la financiación gubernamental haya descendido mucho. ¿Cuánto dinero deberían gastar en la construcción de una tecnología que sólo podrá utilizarse durante un año, o quizás nunca? »

Un asesor de seguridad informática añade que el FBI no tiene suficiente personal capacitado. «Si nos fijamos en el FBI, ¿cuántos cyberagentes tienen?. Menos de 200» dijo. «Ha habido un cambio muy rápido de delitos tradicionales a delitos en línea y no tienen agentes cualificados para enfrentarse a ella»,

El problema se ve agravado por la política de Bitcoin, lo que representa otra serie de enredos jurisdiccionales para cualquier Gobierno. «Al igual que con todas las tecnologías emergentes, el gobierno federal debe asegurarse de que las amenazas y los riesgos potenciales se tratan con rapidez, sin embargo, también hay que asegurarse de que acciones desinformadas no llegaran a reprimir una tecnología potencialmente valiosa

Y Bitcoin puede ser una fuerza para el bien. «Hemos crecido acostumbrados a la idea de que las transacciones virtuales deben ser rastreables, mientras que Bitcoin trae el anonimato de nuevo en el comercio en línea», el director del Instituto de Tecnología Abierta de la New America Foundation comenta, «es increíble cómo esta noción de moneda da tanto miedo a las fuerzas del orden. Yo sólo lo veo como algo similar al comercio con oro, las transacciones en efectivo, y el trueque: no algo para ser temido, sino simplemente otra herramienta útil para el comercio».

De hecho, ya hay quien ha tomado un interés activo en la defensa del Bitcoin. El Comité de Finanzas del Senado está estudiando la forma de regular las monedas virtuales para su reacondicionamiento al código tributario.

Los usuarios de Internet buscan cada vez más el anonimato como una de sus principales preferencias. Para muchos, la Deep Web representa un refugio de miradas indiscretas. Pero, como en la vida real, cuando hay anonimato, hay callejones oscuros donde la gente va a abusar de ello.

¿Si en el mundo físico podemos vivir una existencia anónima, también deberíamos ser capaces de hacerlo en línea, incluso si esto significa que cualquier persona puede comprar drogas, identificaciones falsas o armas ilícitas?. Estas son las preguntas con las que los Gobiernos deben lidiar a diario, con la forma de regular y vigilar la Deep Web, sin casi presupuesto, y sin agentes formados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.