EL ÚLTIMO NIVEL DE LA DEEP WEB

El último nivel de la Deep Web viene precedido de otro en el que ya encontramos con facilidad, contenidos bastante graves, pero es aquí donde los hackers empiezan a tomar el terreno, porque sumergirse aquí precisa ciertas prácticas informáticas que no están al alcance de todos.

El último nivel de la Deep Web
El último nivel de la Deep Web

No hay que tomarse a la liviana a estos hackers, no son los típicos adolescentes freaks, con cuatro conocimientos de informática que se jactan de pertenecer a Anonymous, que infectan adrede ordenadores mediante virus de fácil uso. En este nivel hablamos de sujetos con capacidad para acceder a tus datos bancarios, de lograr datos personales con verdadera pericia, vaciarte las cuentas corrientes, solicitar créditos a tu nombre, etcétera…

Por otro lado, si bien en el nivel anterior se podía encontrar material gore bastante fuerte, aquí hay lo tenemos en vivo. Casi todo el contenido de pago, y sólo está permitido el uso del Bitcoin como moneda.

En este escalón, lleno de páginas encriptadas (ya que cobran por la información), están los secretos más oscuros de los desiguales gobiernos del planeta: leyes aprobadas en secreto, expedientes filtrados, experimentos que se hicieron hace no mucho, se están llevando a lugar o se llevarán a cabo…

Y se comenta que los yanquis son mucho más fieros en ejecución de lo que lo fueron los nazis…y es que, Guantánamo les parecería una jardín de infancia de primera si supieran de lo que se habla. Secretos generales y los más escabrosos e ignorantes esquemas de estado. Incluso, en ciertos foros se comenta sobre una supuesta compañía que verdaderamente gobernaría el cosmos, y que haría afrontar a los pueblos sus normas según una crónica supranacional. Vuelven a aparecer los Illuminati en escena.

No sólo los mejores hackers logran adentrarse en este nivel, sino que “sólo los mejores de entre los temerarios”.

Sin lugar a dudas, y visto lo expuesto, hay que decidir en firme si se quiere o no ahondar en la Deep Web y, si su respuesta es afirmativa, entonces hay que llenarse de proxys y sistemas que nos protegan de los hackers, tapar nuestras webcams  o desconectarlas, y por si acaso, dejar fuera el aprecio que podamos tener por nuestras vidas




    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.