EL BITCOIN. LA MONEDA DE LA DEEP WEB.

¿Qué es el Bitcoin?. Seguro que lo has oído nombrar en más de una ocasión, pues es todo un revuelo en internet. Se trata de una moneda virtual no regulada por los gobiernos, una nueva tecnología que dicen, terminará por cambiarlo todo.
 No sólo el dinero, sino también los sistemas legales, el correo electrónico, las redes sociales, el alojamiento web, la nube informática, el juego, los mercados financieros – e incluso al gobierno […]
Algunas de estas características:
    • No pertenece a ningún Estado o país y se puede usar en todo el mundo por igual.
    • Está descentralizada: no la controla ningún Estado, banco ni empresa.
    • Su falsificación o duplicación gracias a un sofisticado sistema criptográfico es totalmente imposible.
    • No hay intermediarios: Las transacciones se hacen directamente de persona a persona.
    • Las transacciones son irreversibles.
    • Se pueden cambiar bitcoins por euros u otras divisas y viceversa, como con cualquier otra moneda.
    • No es necesario revelar tu identidad preservando tu privacidad.
    • El dinero te pertenece al 100%; no puede ser intervenido por nadie ni las cuentas congeladas.

[amazon_link asins=’B0774QCYWH,B01J66NF46,B0718WLSHV,8499646271′ template=’ProductCarousel’ store=’ES1′ marketplace=’ES’ link_id=’a9026f37-c8cd-11e8-92f8-b9f1c17120e7′]

Todo ventajas, ¿no?. Y sí, lo has adivinado, es la moneda que más se utiliza en la Deep Web. La mayor parte de las transacciones del inframundo de internet son llevadas a cabo mediante el Bitcoin. Prácticamente puedes comprar cualquier cosa con esta moneda.
Cuando hablamos de bitcoins, no nos estamos refiriendo en realidad a una única cosa, estamos hablando de un protocolo de envío y recepción de mensajes open source, además de una red P2P, y de las propias unidades monetarias virtuales en sí. Este concepto fue creado en 2008 por Satoshi Nakamoto, y expuesto en un artículo en el que explicaba con todo detalle el funcionamiento del mismo. Se basa en la idea de que no es necesario un organismo central o un intermediario para mediar transacciones económicas entre dos personas, si la propia red de usuarios se encarga de velar por que dichas transacciones sean veraces.
Al formar parte de la red Bitcoin, tendremos nuestra propia cartera electrónica. Dicha cartera (que podemos gestionar con programas clientes como Bitcoin QT, el más famoso de ellos, o bien a través de carteras online como BlockChain) nos proporcionará una serie de direcciones Bitcoin, que son claves públicas que podremos compartir para enviar y recibir pagos (algo así como una dirección de email dedicada solo a Bitcoin). Además de las claves públicas, tendremos claves privadas, que sólo conoceremos nosotros, y que sirven para autorizar los pagos concretos que realizamos. Podemos tener tantas direcciones como queramos, y usar cada una para aquello que deseemos (por ejemplo, crearnos una dirección para ingresos de trabajo, otra para compra venta de bienes, etc.). Estas direcciones son anónimas, no hay información personal nuestra en la cadena de caracteres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.